Martes, 01 Agosto 2017 07:01

ASAJA Alicante considera que el arranque indiscriminado y la destrucción de la zona agrícola y forestal es un error y aboga por un plan de contención para la Xylella Fastidiosa

Valora este artículo
(1 Voto)

Los técnicos de Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante han visitado la zona afectada en Guadalest y Benimantell y, tras las reuniones mantenidas con los agricultores implicados por los positivos de la bacteria de la Xylella Fastidiosa en almendros, han realizado un informe en el que consideran que la actuación de la Conselleria de erradicación y tala masiva en la parcela afectada y en los cien metros de alrededor es errónea. Desde ASAJA Alicante apoyamos medidas contundentes para taponar y contener la bacteria. La erradicación es una medida irresponsable que puede causar daños irreparables y extraordinarios desde el punto de vista económico, patrimonial, medioambiental, y que puede tener consecuencias nefastas para el sector primario y el turístico.

31 de julio de 2017.- Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante considera poco acertadas y precipitadas las medidas adoptadas por la Conselleria de Agricultura ante la detección de los “supuestos dos primeros focos” de la bacteria de la Xylella Fastidiosa en Guadalest, que les han llevado a la erradicación y tala masiva en la primera parcela afectada y en los cien metros de alrededor, lo que supone alrededor de siete hectáreas de superficie.

Desde ASAJA Alicante queremos poner de manifiesto que nos parece incorrecta la gestión que la Conselleria de Agricultura está llevando a cabo en esta situación, en la que ha brillado la información a medias, la incertidumbre y la alarma generada en el pueblo de Guadalest, el cual ha sido catalogado como la “puerta de entrada” de la bacteria de la Xylella en la Península, cuando los agricultores de los dos primeros focos detectados aseguran que la sintomatología de la Xylella se aprecia desde el 2012, año en que ya avisaron a los técnicos. Además, los agricultores aseguran que las parcelas de Guadalest no son casos aislados, sino que la apariencia de hojas amarillentas y secas en las copas de los almendros puede verse desde la carretera a lo largo y ancho del valle de Guadalest, desde Confrides y hasta Callosa d´En Sarrià, pudiéndose detectar fácilmente más de 30 focos de similares características, hecho constatado por los técnicos de ASAJA que se han desplazado a la zona cero, por lo que seguir con el plan de arranque en todos los positivos supondría desforestar por completo el interior de la Marina Baixa.

Ante las actuaciones sin previo aviso que ha llevado a cabo la Conselleria a la hora de la destrucción de la primera parcela en el municipio alicantino, en la que fumigaron sin avisar al agricultor y trituraron sus almendros antes de que éste tuviera la notificación oficial en sus manos, los agricultores de Guadalest consideran que están siendo “la cabeza de turco” de una situación “que parece estar descontrolada y en la que nadie habla claro”. Los agricultores denuncian el secretismo que se ha instalado en torno a esta situación. De hecho, a principios del mes de julio técnicos recogieron alrededor de 670 muestras de la zona perimetrada de 10 kilómetros y, a día de hoy, los agricultores de las zonas analizadas denuncian que no les han comunicado los resultados de un muestro tan alto y que puede ser revelador de la situación.

Por todo esto, ASAJA Alicante se une y apoya decididamente a los productores del valle de Guadalest, así como a los alcaldes de Guadalest, Benimantell, Polop, Confrides, Beniardà, Benifato, Bolulla en su petición a Conselleria para que informe debidamente a los agricultores de la provincia, sin secretismos y palos de ciego y reclamamos que proporcione información completa y veraz que nos permita luchar a todos juntos para combatir la bacteria de la forma más efectiva posible.

Asimismo, también reclamamos a Conselleria que rectifique el programa de erradicación que quiere llevar a cabo para acabar con esta plaga. Junto con los ayuntamientos citados, instamos a Conselleria a que abogue por un protocolo como el que ya está aplicando el Govern de Baleares, basado en la contención, en la eliminación sólo de los árboles positivos, además de llevar un control de la zona y de los insectos propagadores.

“Esta erradicación indiscriminada supone una amenaza de muerte al sector agrario y turístico de la zona y puede tener consecuencias drásticas en nuestros pueblos, patrimonio, zonas de interior y nuestra economía. Por ello, pedimos a la Conselleria que suspenda de inmediato su programa de erradicación y que abogue por medidas de contención, tal y como ya aplican en Córcega o Lecce”, afirma el presidente de Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante, Eladio Aniorte.

Visto 187 veces
София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3