Viernes, 30 Octubre 2020 11:49

Jornada sobre Agua y Agricultura Sostenible en La Murada

Valora este artículo
(1 Voto)

El viernes 30 de octubre, la sede de la Comunidad de Regantes del Cuarto Canal de Poniente en la Murada ha acogido la jornada Agua y Agricultura Sostenible, en la que han intervenido como ponentes: Ramón Espinosa, secretario técnico de ASAJA Alicante; Pablo Melgarejo, catedrático de Producción Vegetal de la Universidad Miguel Hernández de Elche; Mariano Soto, secretario general de la Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena; y ha coordinadado Joaquín Melgarejo, director del Instituto Universitario del Agua y de las Ciencias Ambientales de la Universidad de Alicante.

La sede de la Comunidad de Regantes del Cuarto Canal de Poniente de La Murada ha acogido este viernes 30 de octubre la jornada Agua y Agricultura Sostenible. En este ciclo de ponencias han intervenido Ramón Espinosa, secretario técnico de ASAJA Alicante; Pablo Melgarejo, catedrático de Producción Vegetal de la Universidad Miguel Hernández de Elche; Mariano Soto, secretario general de la Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena; y ha coordinadado Joaquín Melgarejo, director del Instituto Universitario del Agua y de las Ciencias Ambientales de la Universidad de Alicante.

En la jornada, Espinosa ha destacado que "el 65% de la superficie agraria es agricultura convencional, que ha sufrido una transformación muy importante a raíz del Real Decreto 1311/2012 de uso sostenible de productos fitosanitarios y la incorporación GIP, con el que la agricultura convencional se adaptó a la producción integrada".

El secretario técnico ha defendido que la producción integrada / agricultura convencional es un sistema de producción agraria respetuoso con el medio ambiente que asegura a largo plazo una agricultura sostenible. Combina los métodos de control biológicos y los químicos, permitiendo el uso de agroquímicos pero de forma controlada y justificada, siempre de acuerdo con las normas técnicas de cada cultivo. Es un modelo de producción que cumple con las expectativas de los agricultores y consumidores para enfrentarse a desafíos como el cambio climático, la disminución de los recursos naturales y la preservación de la biodiversidad.

En cuanto al resto de la producción, el secretario técnico ha explicado que la agricultura ecológica, que "supone ya el 35% de la producción total, está en aumento, pero no debe sustituir a la convencional porque es positivo que ambas coexistan".

Hoy en día, para que los agricultores de producción convencional puedan exportar se les exigen unos protocolos como el Global Gap, IFS o BRC, que implican altas exigencias no solo fitosanitarias o sanitarias, sino, también, respetuosamente medioambientales, sociales y laborales.

Ante esta situación, Espinosa ha reconocido que "lo que ocurre es que muchas veces se nos queda cara de “tontos” a los agricultores europeos, a los que se nos exigen unos protocolos muy estrictos, pero vemos como entran en nuestros mercados producciones de terceros países, que utilizan productos fitosanitarios que llevan más de 20 años prohibidos en Europa, y que se saltan a la torera y libremente todas las exigencias que nos imponen en la UE. Inundan nuestros mercados, tiran nuestros precios, suponen un peligro sanitario y contaminan el triple que un producto de cercanía, primero por los productos que utilizan para la producción y segundo, por la forma y el transporte que implica hasta llegar a nosotros (vienen de Sudáfrica, Turquía, Sudamérica…. Después de varios días en barco en cámaras frigoríficas…). Essto crea tres consecuencias negativas: uno, nos traen plagas; dos, nos hacen la competencia desleal a nuestra agricultura; y tres, están incorporando en el mercado para nuestros consumidores productos de dudosa fiabilidad agroalimentaria.

El secretario técnico Ramón Espinosa también se ha referido al tema hídrico y, en concreto, ha aseverado que "la agricultura y el agua constituyen una fórmula indisoluble que no se puede dividir. El regadío multiplica por seis el valor de las producciones de secano y por tres el empleo. Por eso no entendemos porque el sistema del regadío está mal visto. Agricultura es sinónimo de ecología. Nosotros somos los principales cuidadores del medio ambiente".

Precisamente, el agua es uno de los principales problemas, junto al de los bajos precios en campo. Esto degenera en más problemas: "descenso progresivo de la renta agraria y el crecimiento cero. A pesar de haber vocación, talento y jóvenes interesados, estamos viendo una falta de relevo generacional si no se resuelven estos problemas".

Con respecto al problema del agua, Espinosa ha mostrado su incongruencia ante la falta de conocimiento técnico que hay en España y ha reiterado que "el déficit es estructural de la cuenca del Segura. En España no hay falta de agua, sino falta de reparto y distribución adecuada. 10.000 hectómetros cúbicos al año se van al mar. Nosotros solo necesitamos 400 hm para continuar con nuestro sistema agrícola. Otro aspecto que legitima nuestro derecho a recibir los recursos externos es que el agua no es igual de beneficiosa por doquier. Donde más beneficios da el agua es en nuestra zona, con 3.000 horas de sol al año. Esto no lo hay en ninguna parte de Europa. El tema de la desalación es lo menos ecológico y respetuoso con el medio ambiente. Nos oponemos a que el agua de desaladoras sustituya el agua del trasvase".

Es entonces cuando el secretario técnico ha explicado dónde se encuentra verdaderamente la causa del problema del agua: "en una falta de gestión y gobernanza de los recursos hídricos. Cada vez que hay una inundación, o por el contrario, un déficit estructural durante una época de sequía, lo que existe es una falta de gobernanza, falta de voluntad, desidia, inquina. La agricultura mediterránea no puede ser sostenible si no tenemos una seguridad hídrica", para concluir y apoyar sus afirmaciones, ha dado a conocer un dato demoledor: "el futuro recorte de caudales al trasvase, si se aumentan los caudales ecológicos del Tajo, como pretende el Ministerio para la Transición Ecológica, va a suponer unas pérdidas para Alicante de mil millones de euros, según un estudio reciente del SCRATS".

Visto 80 veces

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de cookies.

  Acepto las cookies de este sitio Web.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk