Lunes, 09 Abril 2018 07:17

Donde dije digo, digo Diego

Valora este artículo
(1 Voto)

Después de 11 meses con el trasvase Tajo-Segura cerrado a cal y canto, hoy podemos decir que “¡Habemus trasvase!”. Los políticos respiran aliviados, ya pueden justificar sus esfuerzos de cara a la galería. Problema de sequía resuelto, aunque solo sea para ellos.

Sin embargo, los agricultores del sur de la provincia de Alicante, aquellos que somos sufridores de esta situación, sabemos que esto es un “engañabobos” que poco soluciona y que solo sirve para ocupar titulares de periódicos con el objetivo de calmar los ánimos ante la crispada situación que se ha generado con la sequía, especialmente con los regantes del Levante. Los mismos regantes a los que hace unos días la realidad nos abofeteó la cara cuando nos cercioramos de que no hay ningún político dispuesto a abordar el problema hídrico de España y a poner en marcha un plan de infraestructuras que interconecte las cuencas del país. Los mismos que comprobamos la gran decepción que es la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina.
He de decir que Tejerina decepcionó en su visita a Alicante, y lo hizo a lo grande. Señores regantes, siento decirles que no tenemos ministra. Los asistentes al desayuno que propició acertadamente el Diario Información, por lo delicado del momento en el que nos encontramos, entre la titular de Agricultura y empresarios y agricultores de la provincia, al que muchos de nosotros acudimos esperanzados, con ganas de dialogar, de llegar a acuerdos… nos encontramos con una persona poco accesible, encorsetada, que vomitaba datos escritos en una tarjeta, desconectada de problema hídrico que estamos sufriendo y que no está dispuesta a tomar las decisiones que le competen por su cargo. Quien tiene que defender nuestros intereses no se atreve a hacerlo y gana tiempo, mientras nos lo hace perder a nosotros, escudándose en un acuerdo, llamado Pacto Nacional del Agua, que nunca llegará porque requiere del consenso de todas las Comunidades Autónomas y, tras la reacción de Castilla-La Mancha con el trasvase recién aprobado, más todos los anteriores, claramente no lo hay.
La ministra de Agricultura de Rajoy y el PP, los defensores del Agua para todos, del sí a los trasvases, del Plan Hidrológico Nacional con el trasvase del Ebro… además, manifestó públicamente que donde dije digo, digo Diego, y expresó el cambio de postura radical de su partido, copiando a pies puntilla la política hídrica del PSOE de Narbona, apoyando el agua del mar para riego y consumo humano, e incluso anunciando una inversión de 45 millones de euros más para que la planta de Torrevieja aumente su producción, cuando la desalinización es lo más antiecológico que hay, además de ser un recurso caro y meramente complementario y que no esta subvencionado porque lo prohíbe Bruselas.
Tanto PP como PSOE han boicoteado el PHN, unos por derogarlo y otros por no recuperarlo cuando tenían mayoría absoluta. Nunca entenderé porque hay trasvases buenos y malos ¿Alguien habla de que Bilbao bebe agua del Ebro? ¿Por qué el Tajo-Segura se ha demonizado de tal manera? Han jugado torpemente con la patronalización del agua y ahora lo paga el más débil: el agricultor. Queda patente que las promesas del PP durante 10 años no han sido más que eso, palabrería vacía, y que los proyectos del actual Gobierno se basan en dar continuidad a los de sus antecesores, el señor Zapatero y Cristina Narbona, más conocida esta última por los regantes como la ministra de la desalinización, versus “desolación”.
Dicho esto, el trasvase que se acaba de conceder al sureste no es más que un parche. En julio volveremos a estar sin agua porque las reservas de los embalses de cabecera del Tajo volverán a bajar de los 400 hectómetros y vete tú a saber cuántos meses más volveremos a estar sin agua ¿otros 11? Esto es lo que ha conseguido el famoso Memorándum de Entendimiento, que no ha sido más que un bloqueo político,por el cual los agricultores de la cuenca del Segura se han visto directamente penalizados. 
Es inaceptable que en 50 años no se hayan acometido obras hidráulicas encaminadas a subsanar el desequilibrio existente entre las cuencas atlánticas y las mediterráneas, entre los ríos del norte de España y el sur. A los agricultores del sureste nos han encasillado como los depredadores del agua de este país cuando los verdaderos depredadores son los de los votos. Es hora de que se hagan las obras necesarias para que todos vivamos en igualdad de condiciones. Solo hace falta una cosa: voluntad política, algo de lo que Tejerina carece, porque no es una política ni de palabras ni de actos, y así lo ha demostró en su intervención en Alicante.

Visto 413 veces Modificado por última vez en Lunes, 09 Abril 2018 07:40
София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de cookies.

  Acepto las cookies de este sitio Web.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk