Viernes, 06 Abril 2018 08:13

El corazón del campo alicantino vuelve a latir con la reapertura del trasvase Tajo-Segura

Valora este artículo
(0 votos)

ASAJA Alicante considera “un balón de oxígeno in extremis” la autorización del Ministerio de Agricultura de tres trasvases de 20 hm3, 7,5 para uso doméstico y 12,5 para regadío, para los meses de abril, mayo y junio, respectivamente, siempre y cuando la reserva no descienda de los 400 hectómetros. Aunque es una buena noticia y será un agua muy bien recibida que permitirá salvar las plantaciones actuales de primavera y verano como cítricos, hortícolas, melón o sandía, este caudal sigue “muy por debajo” de las necesidades hídricas de la agricultura del sur de la provincia, que necesitaría un mínimo de 20 hm3 al mes, únicamente para riego, para mantener su sistema productivo agroalimentario.

 Tras 11 meses con el trasvase Tajo-Segura cerrado a cal y canto, las intensas lluvias y nevadas del último mes en España han permitido que los embalses de cabecera del Tajo, Entrepeñas y Buendía, superen a día de hoy los 477 hectómetros y, por tanto, el Ministerio haya autorizado un trasvase de 20 hm3, 7,5 para uso doméstico y 12,5 para regadío, para los meses de abril, mayo y junio, según ha publicado el Boletín Oficial del Estado. Todo ello será posible, como ha manifestado la Ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, siempre y cuando las reservas no bajen de los 400 hectómetros, la nueva línea roja trasvasable desde que se aprobara el Memorándum de Entendimiento en 2014, que modificó el umbral para trasvasar agua del Tajo al Segura de 240 hm3 a 400 hm3, y por el cual los agricultores de la cuenca del Segura se han visto directamente penalizados e involucrados en una batalla constante por el agua.

Casi después de un año sin recibir una gota de agua a través del acueducto y tras un otoño e invierno extremadamente secos, la activación del Tajo-Segura es una buena noticia para los agricultores del sur de Alicante, ya que esta agua permitirá salvar las plantaciones de primavera y verano que muchos ya veían perdida como cítricos, hortícolas, melón o sandía, aunque no permitirá hacer plantaciones nuevas ni tener algo de certidumbre con respecto a la próxima campaña de invierno. Cabe recordar que los daños de este año hidrológico ya están hechos y ASAJA ha contabilizado mermas en el limón de la Vega Baja de un 30%, lo que supone la pérdida de unos 80 millones de kilos de la campaña 2017/2018.

Asimismo, en cuanto a las hortalizas, ASAJA Alicante contabilizó la pérdida del 50% en las zonas de Callosa del Segura, Catral, Cox, Albatera... En el área de Orihuela las mermas fueron algo más desiguales, porque sí hay zonas donde puntualmente el agricultor ha podido regar, aunque sea a cuenta gotas o con aguas de baja calidad. Aun así, las pérdidas de cosecha en el cultivo de la alcachofa han rondado el 30%. “No hay mayor desesperación para el agricultor que haber invertido y cuidado su cosecha y ver como la falta de agua, no porque no haya en los ríos de España, sino por la inoperancia política, está arruinando las cosechas y secando todos los árboles y nuestra huerta” afirma el presidente de Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante, Eladio Aniorte.

 Desde ASAJA consideramos que este trasvase es sólo un “parcheo” puntual al déficit estructural hídrico de Alicante. “Es importante que se reestablezcan las cesiones del agua del Tajo al Segura, que llevan paralizadas 11 meses y están sumiendo al campo del sur de la provincia en una situación agónica e innecesaria ya que, además, desde hace semanas, las reservas del Tajo se han incrementado debido a las lluvias y a los deshielos en la cabecera. Hay reservas en la cabecera suficientes, situándose sus niveles al 62,7% de su capacidad total y, en cambio, la del Segura continúa siendo la cuenca más deficitaria de España, encontrándose sus reservas al 24,6%. Además, se acerca la época fuerte de riego en la Vega Baja y este trasvase solo nos proporcionará algo de agua hasta el inicio del verano”, denuncia el presidente de ASAJA Alicante.

Pacto de Estado
En cualquier caso, la actividad agrícola del Levante español necesita obtener seguridad hídrica de forma urgente porque no podemos continuar una actividad económica como la agroalimentaria sometidos a esta incertidumbre. El Estado debe trabajar en garantizar el mantenimiento del acueducto Tajo-Segura como pilar básico y promover un Pacto de Estado con medidas efectivas, equitativas y sostenibles que incorporen los trasvases como eje central y fundamental y se complemente con la desalinización y la depuración y reutilización de aguas.

Visto 582 veces
София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulte nuestra Política de cookies.

  Acepto las cookies de este sitio Web.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk